sábado, septiembre 16, 2006

Toma mi Corazón


La peor prisión es un corazón cerrado.
Juan Pablo II