domingo, julio 27, 2008

Amor

Esa desesperación por sentirlo es lo más cercano al tiempo perdido, ya que cuando supone llegar no podemos percibirlo y si lo hacemos, evitaremos a toda costa compartirlo.

Por ello sigue siendo un sentimiento confuso, como puede ser divino, puede ser al igual de maligno…

…aun así no se puede dejar como caso omiso…





Maria Fernanda Rodriguez Mendoza