viernes, julio 25, 2008

Sueños

Que mas da si nunca se han de hacer realidad, si entre la oscuridad de mi deseo por realizarlos encuentro la terrible y horrorosa verdad.

Que entre todo ese dolor no puedo creer que tu seas quien lo provoco, que tu seas el que lo destruyó…

Y que al mismo tiempo tu jurabas encontrar al autor para vengar todo la desdicha y el rencor que en mi sembró.

Pero algún victorioso día para mi vida has de pagar todo el daño que por tus propias manos has construido y que con esto has destruido la mas preciada posesión de mi pecho, de mi ser y de mi vida.




Maria Fernanda Rodriguez Mendoza