lunes, noviembre 03, 2008

Jardín Oscuro

Dulces escamas ondulantes, disipadoras de mi conciencia...
hambrientas de toda mi desesperación, un gran jardín ennegrecido para jugar a devorarme,
donde otros perecieron enrollados en sus fauces, yo, muy a mi pesar,
solo puedo perder la mirada entre el silencio de la esperanza
y los aullidos infectados de amargas cicatrices...
Aquí las estrellas brillan en verdad, pero por sus epitafios,
mientras las puertas se cierran tan chirriantes, tan inquietantes,
evocando que ya no hay momentos para cerrar las persianas,
instantes para vagar entre las esferas,
entonces, ya no podré volver a volar,
solo cocer con lagrimas mi corazón para que por lo menos
pueda aguantar el azote de los vientos...
Oh, si habré rezado por un poco de igualdad,
no todo debería teñirse con fragmentos de vidas pasadas en mi reloj,
ay! el pobre, sus agujas ya no conocen de cinética, apenas si sabe toser con oxidación,
sin embargo es el mas joven de este triste lugar,
quizá lo haya decidido como todos los demás,
simplemente abandonar su carcasa
para correr donde aún podría quedar vestigio de amaneceres,
mas a mi solo me queda ver la retorsión de las ramas secas
y el eterno marchitar de las flores,
emblema de lo que hay ahí afuera, pues este lugar es atormentador,
sin embargo, yo prefiero ser dañado en este sitio,
lastimado por las voces demoníacas de vetustos retratos, antes que bajo un sol dorado,
que obstinadamente centellea en las mascaras de los viandantes...
elijo vivir muerto aquí que suicidarme en la llamada "vida"...
después de todo, ambas son las caras de una misma moneda...
entonces yo, elijo morir en mi




Tellaph