martes, junio 02, 2009

¡¡Obligada a matarte!!

Cinco…cuatro…el reloj avanza
Tres… dos… es tiempo
Uno… el reloj marca la hora exacta,
Como presagio, segundo a segundo retrocede
-Ven escóndete conmigo-.
Apago la luz mientras escucho tus pasos,
La habitación cubre mi cuerpo,
Completamente con penumbra,
Quieta… mientras tiembla cada milímetro de mi cuerpo.
Él abre la puerta
Y mira a su alrededor.
Completamente ebrio, toma la silla
Y se acomoda.
Sus ojos miran al vacio
Y queda dormido sobre la mesa.
Completamente silenciosa me acerco a él
-Lo observo con atención-
Mientras mis lágrimas recorren mis mejillas.
-Cierro mis puños-
Y un grito ensordecedor
Silencia el lugar.
Gota a gota mi furia desvanece,
Gota a gota tu sangre se derrama,
Te sostengo entre mis brazos…
¡Obligada a matarte!
Tu embriagues pedía que te apuñalara.
Tus ojos vacios y ausentes clamaban morir.
Así has estado siempre… ¡Muerto!
Mientras mis brazos clamaban tu calor,
Mientras mis lagrimas clamaban tu comprensión,
Mientras mi soledad clamaba tu presencia,
Mientras mis ojos clamaban tu reflejo,
Mientras mis sueños clamaban tu apoyo,
Mientras mis heridas clamaban tus manos,
¡¡Mientras yo clamaba tu cariño!!
¡¡Mientras yo clamaba tu atención!!
¡¡Tú!!-solo tú ¿Qué hiciste?
Permaneciste muerto…como hasta ahora.
¿De qué sirvieron tus brazos, tus ojos, tu corazón?
Si jamás me abrazaste, si jamás me miraste, si jamás me amaste.
Embriagado en tu dolor… te olvidaste de mí…
Tu cuerpo… ha quedado en el suelo
Duro y frio como tú,
Solo una asquerosa mancha te cubre.
Tiñe mis recuerdos, tiñe mis manos,
Tiñe mi locura y mi desesperación.
-La furia se hace mas grande
Y comienzo a llorar
Mientras destrozo tu cuerpo-
No puedo detenerme,
Solo quiero acabar contigo.
Repleta de odio y de furia he acabado contigo.
-Mira lo que hice contigo-
Mira lo que hizo tu pequeña,
La que un día sostuviste entre tus brazos,
La que amaste con locura,
La que arrullabas y mirabas al dormir,
La que hacías reír,
A la que le enseñabas a caminar…
Tranquila me marcho,
Sabiendo que no sufriste
Pues tu enbriagues, tu borrachera,
Ya había anestesiado tu cuerpo,
Antes que te matara…



Aniana Valencia Gonzalez