domingo, octubre 11, 2009

De pronto sentí los dedos ansiosos que me soltaban los botones de la camisa, y sentí los ojos peligrosos de la bestia acostada a mis espaldas, y sentí que me hundía en las delicias de las arenas movedizas de su ternura. Pero se detuvo de golpe, tosió desde muy lejos y se escurrió de mi vida.



Alejandro Lima,