domingo, diciembre 27, 2009

poema N° 12


una vez mas adentremonos
al sombrio y helado bosque,
donde la niebla siendo nuestra complice,
con discrecion nos envuelbe,
ocultandonos de las arpias
que con desprecio nos miran.

adentremonos al bosque, y con
el canto de los saltamontes,
con la luna de companera,
en el suelo con una cama de hojas secas,
con la pasion a flor de piel,
y con la elegancia del pudor, amada mia,
consumemos nuestro amor.



Hector H. Arieta