lunes, febrero 15, 2010

A mi dulce muerte

Ahora camino entre la oscuridad,
entre las sombras muertas de un
sitio infernal.

La luz de mi ser se apagará,
se llenará de negra bruma y
despues se extinguirá.

Mi sangre se ha derramado sin parar,
junto con mis lagrimas muertas que
ya jamas han de brotar.

Lo intente todo y al final
el tierno encanto de tu voz
quise escuchar...

Tu hermoso rostro ya no vere jamas,
no lo podre mirar, porque he deseado
en sus brazos descansar.



Angel