viernes, abril 22, 2011

Desde Anteayer


- Ayer solo era yo, caminando sobre las piedras, hablando con los gatos y perros de la casa, abrasando almohadas, escupiendo paredes, vistiendo mis ropas con mis lánguidas extremidades.
- Desee conocerte desde anteayer, te hice una llamada desde un sueño y espere – sueño tras sueño y me contestaban que no estabas, que saliste desde ayer a cortar ángeles a tu jardín de cielo, que se encontraba a cien nubes de tu casa, que cargabas tu bolso de manto estelar, que bestias tu blusa de verde grama, y tus pantalones de flor, que llevabas prisa pues la mañana era lluviosa y los ángeles florecían que tardaras un génesis en volver.
- Te seguí soñando decidido a esperarte y tu aun no te decidías en volver, te imagine jugando en tu bello jardín. Montada sobre un cuarto menguante donde saltas sobre el sol.
- Mi necesidad de conocerte fue tal que decidí buscarte, le robe las alas a una descuidada mariposa para hacer más corto mi viaje a tu noche donde gobiernan tus deseos y horas.
- Desde muy lejos divise tu rojo jardín, te vi tumbada sobre unas rocas de algodón, exhausta de reír y cortar ángeles verdes.
- Al verme me dijiste, abriendo tus labios que danzaban al ritmo de tu viento, que tu también soñabas, que me habías soñado una noche y como estaba despierto no escuche, que te cansaste de esperarme, por eso corriste a tu jardín de ángeles florecidos de invierno.
- Y que tu también volaste hasta mi noche para buscarme, pero siempre me encontrabas despierto que trataste de llamarme pero yo no dormía.
- Caminamos horas tras horas hasta el borde de la noche, donde se ve la mañana que nos había de separar después, y liberamos los ángeles, que cayeron como brisa al amanecer.
- Nuestros labios saltaron uniéndose en besos delicados, bailes de amor, solo tú y yo al borde de la noche que amenazaba con terminar.
- Desde hoy no despertare pues ya no estoy solo porque tú me buscaste y yo te encontré.


critone