domingo, septiembre 16, 2007

SUICIDE WISH BOY


Así se sentía Chico Deseo:
como una pelota de cristal
ansiosa por botar en el pavimento.

¡Soltadme, manos!
Gritaba con desespero
entre sollozos y quejidos
queriendo morder al dueño
con su boca de alfileres.

Así se sentía Chico Deseo:
imagen refleja de la impaciencia
a la sombra de un gran abeto.
Y sobre su amarillenta copa
arman los cuervos gran revuelo
pues ellos también esperan
la llegada del destino grisáceo
que aún no se deja desatar
algo más abajo en el suelo.

Desorientado por la inutilidad,
así es como se sentía Chico Deseo,
luchando con las manos gigantes que,
cansadas por noches en desvelo,
hastiadas por desmanes furiosos,
desfallecen dejando caer al niño enfermo
ahí donde perdió la inocencia.

Cristales de colores abiertos
reflejan el atardecer en un jardín
regado por lágrimas de petróleo
y angulados estertores infantiles.

¡Gritan, gritan, gritan los cuervos!
(el banquete se presenta delicioso)
¡Chico Deseo ha muerto, Chico Deseo ha muerto!


Velocet