lunes, abril 28, 2008

LA SOLEDAD DE MI ALMA

A plena visón solo el perverso recuerdo, y la nostalgia de contemplar la realidad sin velos, desnudando la gratitud de un sueño aunque este tan lejos de el, todo transformado en la nostalgia en la transparencia, del conocimiento de un falso pudor, mi alma desplegándose por túneles siniestros habitados por fantasmas. La muerte como lo único justo entre el paraíso, es lo único seguro de todo, la manera de salir con honores propios.

La soledad despierta como la conciencia entre la noche oscura, entregándose a viejos esquemas permitiendo el florecimiento de los nuevos sueños. La soledad tras nadar contra la corriente se encuentra atravesando el desierto llevando encendida la llama interna que ilumina mi “noche oscura” que para mi corazón es agua viva ya no caigo al vació, ahora puedo volar.

El acero se ha templado al fuego de la ausencia, Solo dibujar La propia nota a la sinfonía de la soledad. Mi alma entre la soledad y la funesta curiosidad de mirar a través de la hendidura de la cámara de la conciencia y el dolor, vislumbrando como los mortales descansan entre la crueldad, la insaciabilidad en la indiferencia de su ignorancia. Mi alma revolcándose en la evolución perversa de los instintos, que no son los bastantes fuertes, lo bastante hermosos para así aferrarse al existir, al mundo sin velos.

Por tanto la soledad de mi alma esta muy lejos de un sueño, de una nostalgia producida, o tan siquiera sentida por el mundo dramatizado tras el velo de la esclavitud. Mi alma en su mística creencia, de la unión del dolor con el conocimiento, en un movimiento de experiencias, de los espíritus que se esfuerzan en una purificación, un éxtasis. Acompañando un florecimiento excepcional de algo, que muy pocos llegan a comprender la razón por la cual existir. Seduciendo la mente al placer que inspira el solo hecho de ver tras el velo, el nuevo mundo, el nuevo mar.

La soledad de mi alma es gloriosa, un salto al vació, despejar la angustia ¿Cómo morir conscientemente? Solo fue señalado el camino de la mente, pero el ¿corazón?, entre mas piensa mi alma mas se pierde en este dolor sensual, del existir entre momentos que el tiempo divide, y que se transforma en el sueño de vigilia. Así, el aspecto del dolor, y la muerte son el velo tras la felicidad prometida, para la oscuridad.



Lunatica