viernes, marzo 06, 2009

Despecho

Yo pelie por tú amor, pelie con los puños y los dientes. Pelie con todo el entusiasmo del corazón y los sueños pebeteros. Más fui derrotado por ti, por ti misma, por quién yo peliaba y daba todo. Tus palabras eran como apuñaladas cada una insertada en el alma. Asta matarle los sueños y fantasías muertas como un coplero. Más hoy en día te digo que no te odio, más sin embargo yo te amo más que lo pasado, te amo hora tras hora sin cecar. Hoy yo me declaró sólo un admirante de tú belleza desde lejos, pues yo te dedicó felicidad inmunda, felicidad con el poco amor que te dan y no como yo te amo. Felicidad como una doncella, y no como la reina que para mi eres. Que seas feliz con la miseria de el, pues estas son sólo palabras de un hombre depreciado.


Daizuke