viernes, enero 14, 2011

El Inmundo


En la cuna de la inmundicia
El inmundo nació
Su corazón amargo
Al nacer no latió
La madre cansada a su hijo inmundo vio
Sus ojos cerró para no llorar
Y así al fin poder descansar
El parto amable con ella no fue
Con frío y con hambre el inmundo buscó
El seno de su madre quería probar
Débil y a ciegas él lo encontró
Como hielo frío estaba
El destino cruel que planes tenía
Bondadoso con el inmundo nunca sería
La madre morir ya debía
Y cuando la muerte villana pasó a visitar
Portaba con ella un augurio infernal
La muerte su trabajo rápido cumplió
De allí marcharse quería
Al inmundo soportar no podía
Se marcha dejando un olor peculiar
Olor que el inmundo nunca pudo olvidar
Pasaron los días
El cuerpo de la madre sin vida yacía
Y el inmundo aun de su seno bebía
El tiempo pasó y el inmundo creció
Del seno ya no bebe
Ahora su comida encontrar debe
Come despojos, sobras de otros
Come de noche
No le gusta el día
Come carne podrida y fría
El inmundo en las tinieblas mora
No habla con nadie
Mora en un valle
Vive en siniestra soledad
Donde su corazón es un lecho de maldad
Una vez el inmundo de día salió
En algún bosque extraño él se adentró
Perdido y con sed un estanque vio
Pero no se acercó, su rostro no quería ver
Continuó hasta un claro
Allí estupefacto quedó
Creer lo que estaba viendo no podía
Una belleza de rizos dorados
Bajo el sol descansaba
El inmundo la contempló escondido
Asustarla no quería
De repente su pecho se agarró
Su corazón a latir comenzó
Se sentía extraño y adolorido
Largo un gran alarido
La bella lo escuchó
El inmundo asustado corriendo salió
Logró volver a su valle oscuro
¿Quién era esa bella?
Perturbado por lo que vio
En verla de nuevo solo pensó
Pasaron los días
Encontrarla no podía
Y el claro del bosque triste estaba
Como si este a ella también la deseara
Pero al fin dar con ella logró
Estaba a la orilla del estanque
Acercarse el no quería
Pues al reflejo del estanque él temía
Armado de valor a ella se acercó
Hablar intentó pero fracasó
Ella al verlo se horrorizó
Y corriendo salió
El inmundo allí solo quedó
Triste a su amada salir corriendo vio
Sus ojos cerró para no llorar
Su corazón amargo se comenzó a quebrar
Y ahora el inmundo siente un olor familiar
Muy bien a este olor conoce
El pecho se agarra
Esta a punto de llorar
Pues solo desdicha en su vida conoció
Pero antes de que la muerte villana pase a visitar
Recuerda a la bella que vio
Y por primera vez sonrió
Y fue feliz un instante
Tan solo un instante
Ahora el inmundo postrado está
Postrado en su lecho de muerte
Y el estanque en que no se quería reflejar
Ahora su vida verá acabar
Y cuando la muerte villana lo fue a buscar
Una palabra le logra exclamar:
Gracias



Esteban