viernes, septiembre 09, 2011

Cancer

Vivo con mi cuerpo cercenado por la mentira,
Cada día mis manos se vuelven más secas y ásperas
Esperando a que la divina gratitud me guie hacia ella
Hasta donde, al mundo no se vuelve, mas tú esencia perdura.

Quítame estas cadenas que crecen dentro de mí a cada segundo
Deja sentirme libre por unos instantes y
Abandona mi cuerpo imprudencia maldita,
Y te ruego que ya no urges más en mi cuerpo inmóvil de dolor.

Primitiva alma, tu que dejaste tu cuerpo para crecer en los grandes jardines
Tu que condujiste a mi alma a las penurias que hoy me aquejan,
Permíteme acoger entre mis brazos la llama de la felicidad
Y así cantar el incontenible cólera que en mi cuerpo yace.

Tu que creciste en mi pecho junto con las otras aflicciones
Ya que en mi momento fui lo que desee
Mas hoy me eh convertido en lo que dejo la rabia ser de mi,
En la ira de mi puños y en las lagrimas de mis lamentos.

Cada día espero el crepúsculo de mi mente,
Para recorrer los grandes hilos del sol en mi cara
Pronunciado el nombre del traidor que me entrego a ti
Y mencionando la gratificación que tendré cuando este entre tus hijos.

Ya no tratare de luchar contra el infierno que me asecha
Dejare que en el Aqueronte mi cuerpo nade con la felicidad de un cisne
Buscando la vida no material que jamás tuve
Ironías son las que me faltaran para describir la euforia de lo desconocido.

Ahora que por fin mis tormentos acaban, ya que la rabia del ser
Que crecía dentro de mí, se marcho
Puedo sentir mis alas a los costados, con la sonrisa de un jovenzuelo
En donde tus brazos se abren ante mi presencia
Condenados a vivir en algo que todos llamaran la gracia infinita


luna paranoide