viernes, enero 30, 2015

Un cuchillo en mí...


Un cuchillo en mí
has clavado,
sé que no he sido buena...

Aunque esto me parece
demasiado, amor.

Comenzó el sangrando de la chica de los cabellos negros
y ondulados.

Él llorando, se acercó cuando ella cayó y le rogó que no se fuera, .

De ella una lágrima se deslizó,
la última y se fue,
olvidando al final
a quien más detestaba.

Que descanses en paz, querida, que estés en los Cielos con los ángeles.



Eliana L. Soto ("Sibila y el vampiro")